Contacta con Nosotros

Deportes

Tigre empezó ganando, terminó goleado y sigue sin puntos en el Grupo «B»

El Matador perdió 4 a 1 ante Guaraní, en Asunción del Paraguay, una derrota exagerada que sobrevino sobre el final, cuando antes incluso había tenido chances del empate.

Publicado

en

Tigre goleado por Guaraní

Los de Victoria completaron el cuadro de más que dignas actuaciones de los equipos argentinos en este retorno de la Copa Libertadores, luego de las presentaciones de los otros cuatro equipos de primera división, Boca (ganó), River (empató), Racing (perdió ajustadamente) y Defensa y Justicia (goleó).

Los seis meses de inactividad competitiva y los pocos entrenamientos desarrollados en el Country Mapuche, más el hecho de ser un equipo de la Primera Nacional, nunca surgieron como condicionantes para la presentación copera de este renovado equipo de Néstor Gorosito.

Y la primera prueba la dio a los 10 minutos del primer tiempo con una buena acción colectiva por izquierda de David Gallardo y la resolución goleadora con un impactante zurdazo de Pablo Magnín, que refrendó el promisorio debut de ambos futbolistas.

Ambos jugadores provienen de equipos de la misma categoría que Tigre, ya que Gallardo jugaba en Villa Dálmine y Magnín en Sarmiento de Junín, pero a ninguno de los dos les pesó en lo más mínimo este examen internacional, aunque ello se viera favorecido también por el hecho de jugarse a puertas cerradas a raíz de la pandemia de coronavirus (al comienzo y como en todos los encuentros coperos se hizo un minuto de silencio por los fallecidos como consecuencia de esta enfermedad).

El «Matador» jugó siempre de igual a igual y fue a buscar el partido, aún cuando un cuarto de hora después de ese tanto recibiera el impacto psicológico del empate conseguido por un argentino justamente ex San Lorenzo como Gorosito, como es el caso de Bautista Merlini.

Pero ese gol fue solamente una contingencia del juego y así lo tomó Tigre, que siguió manejando la pelota con criterio, bien conducido por Diego «Cachete» Morales, y nunca se apresuró para buscar los espacios, acelerando en los últimos sectores del terreno «guaraní» como para sorprender a la lenta defensa aurinegra.

Las mismas características abarcaron el comienzo de la segunda etapa, pero paradójicamente las lesiones iban a terminar favoreciendo al conjunto local, porque dos relevos obligados por esas situaciones como fueron las salidas de Hernán Lopes, que justamente había reemplazado en el primer tiempo a otro lastimado como el ex Unión, de Santa Fe, Rolando García Guerreño, y el mencionado Merlini.

Por el primero entró el exdelantero de Independiente, de Avellaneda, Cecilio Domínguez, a quien en una de sus primeras acciones le cometieron una falta penal que él mismo cobró para el 2 a 1, y por el volante argentino autor del primer tanto ingresó Edgar Benítez, que también apenas pisó el húmedo césped del Defensores del Chaco marcó su primera conquista con la camiseta de Guaraní para anotar el 3-1.

Domínguez, que el año próximo jugará en el Austin de los Estados Unidos, una nueva franquicia de la Major League Soccer, fue elegido como el mejor jugador del partido aunque solamente permaneció poco más de media hora en cancha.

Y el cuarto tanto convertido también por Ángel Benítez, que reemplazó a otro lesionado como el colombiano Jhohan Romaña, si bien siguió esa lógica tan extraña, no se ajustó a lo que había sido el partido durante 80 de los 90 minutos de juego. Tigre no merecía semejante goleada a su digna tarea.

Las posiciones del Grupo B quedaron entonces, al cabo de la primera rueda de la fase zonal, con Palmeira, de Brasil liderando con 9 puntos, seguido por Guaraní con 6, Bolívar con 3 y Tigre sin unidades.