Contacta con Nosotros

País

Alberto Fernández asumió como presidente de la Argentina

Ante la Asamblea Legislativa, Alberto Fernández prestó juramento como Presidente de la República Argentina para el período 2019 – 2023. Habló de la deuda, el FMI, la Salud, la pauta oficial, el Plan Argentina contra el Hambre, una reforma de la Justicia y sobre federalismo; entre otros. Alberto se trasladó a la Casa Rosada para saludar a las delegaciones extranjeras y posteriormente tomar juramento a su gabinete.

Publicado

en

Ante la Asamblea Legislativa y con la presencia de la ex vicepresidente Gabriela Michetti, Alberto Fernández juró como Presidente de la Nación y posteriormente Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta.

Luego de la lectura de los juramentos, ingresó a l recinto el ex presidente Mauricio Macri quien le entregó los atributos presidenciales a Fernández, dando así por finalizado el mandato que comenzó en 2015.

Convocó a “abrazar a los últimos para llegar a todos”, anunció la derogación del decreto de gastos reservados de la Agencia Federal de Inteligencia, la renegociación de la deuda, el no tratamiento del Presupuesto 2020 enviado por el Gobierno de Macri, modificaciones a la pauta publicitaria, la reforma de la Justicia y ratificó el Plan Argentina contra el Hambre, entre otros.

Al comienzo de su discurso, Fernández recordó el día en que asumió el ex presidente Raúl Alfonsín (10 de diciembre de 1983, considerado el Día de la Democracia) y señaló que “celebramos que Argentina que supero todas y las más cruel de las dictaduras”.

Señaló que “vengo en pos de un nuevo contrato social, fraterno y solidario. Fraterno porque hay que abrazar al diferente. Solidario porque hay que empezar por los últimos para llegar a todos”, remarcó.

“Con sobriedad en la palabra y expresividad en los hechos, los convoco a poner de pie a la Argentina, para caminar con dignidad hacia el desarrollo y la dignidad”

Fernández sostuvo que “para avanzar hay que abandonar el aturdimiento, hay que ser conscientes de las profundas heridas –por eso- quiero convocar a la Argentina a la unidad, para reconstruir los vínculos sociales”.

Habló de “grandes muros”, los cuales “tenemos que superar: el del odio y el rencor, el del hambre y el del despilfarro de nuestras energías productivas”.

“Estos muros son los que nos dividen en este tiempo histórico”

En otro tramo de su discurso ante la Asamblea Legislativa, el presidente Fernández anticipó que derogará un decreto que establecía como “reservados” los gastos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), dejarán de serlo y se destinarán al Plan Argentina contra el Hambre.

“Más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en un país que es uno de los mayores productores de alimentos del mundo. Necesitamos que toda la Argentina unida le ponga un freno a esta catástrofe social”, sentenció.

Por ello, “la primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad, el Plan Integral Argentina Contra el Hambre”.

Además, sostuvo que convocará a dirigentes gremiales, empresarios, representantes del campo y diversos sectores para lograr “un conjunto de acuerdos básicos de solidaridad en la emergencia”.

“Nadie sobra en nuestra nación. Apostar a la herida y la grieta es que sigan sangrando”

También se refirió a la deuda exterior y principalmente la relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y señaló que “buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el Fondo y con nuestros acreedores”.

Resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo”, reconoció.

En este sentido anticipó que no se dará tratamiento parlamentario al Presupuesto Nacional proyectado por el Gobierno de Mauricio Macri, el que consideró “no refleja ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos”.

Anticipó que recién en una “instancia de negociación de nuestras deudas completada y que hayamos poner en práctica medidas económicas, productivas y sociales para compensar el efecto de la crisis en la economía real”, se podrá proyectar un Presupuesto.

“Que todos comprendan que el Gobierno que acaba de terminar ha dejado al país en una situación de virtual default”

El Presidente también anunció un “sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas”, al referirse a la capacidad a la situación de las PyMEs, la capacidad ociosa de las fábricas, industrias y comercios; al igual que señaló que “queremos un Estado presente, que le dé aire a las economías familiares”.

En otro tramo se refirió Fernández a la distribución de la pauta oficial en los medios de comunicación y anticipó que “vamos a reorientar el presupuesto de publicidad del Estado bajo otros criterios”.

“Queremos que dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa”

Uno de los puntos más fuertes del discurso se refirió a la Justica, a la que llamó a un “Nunca Más” a una Justicia “que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno”.

Adelantó que “para superar este muro que lo único que ha garantizado en la Argentina es la impunidad estructural, en los próximos días vamos a enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del Sistema Federal de Justicia”.

En cuanto al Federalismo, el Presidente ratificó que se crearán “capitales alternativas en las provincias para que esos lugares puedan hacerse carne en las decisiones de la política”, a fin de “garantizar el verdadero federalismo y una estructura de calidad y sustentable”.

También anunció que “vamos a realizar un análisis exhaustivo a fin de descentralizar y relocalizar en distintas provincias a los organismos del Estado Federal”.

En tanto, sobre las relaciones con Brasil y el Mercosur, Fernández llamó a “robustecer el Mercosur y la integración regional. Con la República Federativa de Brasil tenemos para construir una agenda ambiciosa que va más allá de cualquier diferencia personal entre quienes gobiernan en la coyuntura”.

Reiteró “nuestro reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas. Lo haremos sabiendo que nos acompañan los países de América Latina. La única vía es la paz y la diplomacia. No hay más lugares para colonialismos en el siglo XXI”.

Ratificó que la Secretaría de salud volverá a ser un Ministerio basado en “la calidad, el acceso y el talento humano. Arbitraremos las medidas pertinentes para que nuestros hijos sean vacunados en tiempo y forma y para que los remedios lleguen a los abuelos de menos ingresos”, señaló.

El flamante Presidente la Nación aseguró que “en 4 años haré todos los esfuerzos necesarios para que estén en un primer plano los Derechos de las Mujeres. Buscaremos reducir las desigualdades de género, económicas, políticas y culturales”.

“NI UNA MENOS debe ser una bandera de toda la sociedad y de todos los poderes”

“El Estado debe reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación”, sentenció Fernández. También hizo declaraciones concretas sobre la discriminación: “En nuestra Argentina hay mucho sufrimiento por los estereotipos, los estigmas, por la forma de vestirse, por el color de piel, por el origen étnico, el género o la orientación sexual”, detalló.

Por eso pidió que “abrazaremos a todos quienes sean discriminados porque cualquiera de nosotros puede ser discriminado por lo que es, por lo que hace, por lo que piensa. Y esa discriminación debe volverse imperdonable”, sentenció.

Finalmente, agradeció a Cristina Kirchner “mi amiga y vicepresidenta”, recordó a sus padres y al ex presidente Néstor Kirchner.

“Todos aprendimos que unidos podemos cuidar mejora a la gente. Quisiera que podamos ser recordaos como los que logramos reunir la mesa familiar, los que lograron superar el hambre o superar la lógica perversa de económica que gira alrededor de la desorganización productiva, la codicia, la especulación y la infertilidad para las mayorías”.

“Quiero ser el presidente que escuche y construya al dialogo –sentenció, y reiteró que- cuando me desvíe, salgan a la calle a recordarme lo que estoy haciendo. Prometo volver a la senda sin dudar”.

“Cuando termine mi mandato se van a cumplir 40 años del retorno de la Democracia. Ese día quisiera poder demostrar que Raúl Alfonsín tenía razón. –y- que todos podamos demostrar que con la Democracia se cura, se educa y se come”, concluyó.