Contacta con Nosotros

Deportes

El brillo de Messi condujo a Barcelona al Súper 8 de la Champions League

El equipo catalán venció como local en el Camp Nou al Napoli por 3-1 (4-2 el global con el 1-1 de la ida) con un golazo de la estrella argentina y avanzó a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, donde se medirá el próximo viernes 14 con el Bayern Munich. El poderoso equipo alemán goleó al Chelsea 4-1 y cerró la serie por un cómodo 7-1.

Publicado

en

Messi brillante golazo para el Barcelona ante Napoli

El argentino marcó el segundo gol de su equipo a los 21 minutos del primer tiempo y le anularon mal otro a los 33 por una supuesta mano cobrada a instancias del VAR, que también fue decisivo para sancionar el penal que el uruguayo Luis Suárez transformó en el tercero (45m. PT) tras una falta del senegalés Kalidou Koulibaly al argentino.

El defensor francés Clément Lenglet (10m. PT) anotó la apertura del marcador y el italiano Lorenzo Insigne (50m. PT), de penal, descontó en la visita.

Con esta victoria, Barcelona se metió en el Súper 8 de Lisboa, en el que chocará el próximo viernes, a las 16, con Bayern Múnich de Alemania en un duelo de candidatos al título.

Messi mostró su mejor versión desde el retorno de la actividad, con su talento habitual, más allá de una velocidad menor a los años previos, y eficacia a la hora de explotar las ocasiones que se le presentaron.

Barcelona cambió su esquema inicial, con Antoine Griezmann como tercer delantero junto con Suárez y Messi, a lo que plegó Jordi Alba con sus subidas constantes por izquierdas o las pasadas del croata Iván Rakitic, lo que le brindó una capacidad mayor para atacar la línea de cuatro italiana -recibió 50 goles en 38 fechas de la Serie A-.

A pesar de ello, el arranque del partido desnudó las fallas en la última línea catalana, más que nada en la sociedad entre Gerard Piqué y Nelson Semedo, al punto que Dries Mertens tuvo una chance inmejorable, que se estrelló en el palo derecho de un inmóvil Marce-André ter Stegen.

Sin embargo, el francés Clément Lenglet apareció con un cabezazo contundente en el área rival, en una jugada que pareció foul ofensivo por un empujón, y abrió la cuenta por medio una vía poco explotada en Barcelona -sólo dos tantos en el torneo- como es la pelota parada.

El golpe se observó en Napoli, sobre todo en el retroceso de sus volantes creativos y en la inseguridad a la hora de abrirse los espacios, al punto que le entregó el dominio al local, con la especulación de un tanto que le permitiese pensar en la clasificación o en la prórroga.

Pero enfrente, Lionel Messi tuvo otros planes y con una pelota dividida, dentro del área, se levantó entre tres defensores y terminó con un zurdazo imposible para el colombiano David Ospina cuando apenas iban 21 minutos.

Barcelona aprovechó el envión anímico y sobre todo la ausencia de balance defensivo en el equipo italiano, que lejos estuvo de la prolijidad inicial, y explotó la potencia de Luis Suárez, en diversas combinaciones con Antoine Griezmann y Messi, a quien le anularon un gol a través del VAR, por una supuesta mano que no se observó en la transmisión televisiva.

Y por esa instancia, con un parate de poco más de cinco minutos, el árbitro turco Cüneyt Çakir sancionó un claro penal de Kalidou Koulibaly sobre Messi. El encargado de patearlo fue Suárez, debido al dolor del argentino en su tobillo izquierdo, y terminó con el 3-0 que pareció sentenciar la serie con apenas un tiempo jugado.

No obstante, los errores del fondo catalán derivaron en el descuento de Insigne, que desde los 12 pasos ratificó su buen semestre en el silencio del Camp Nou.

Napoli asumió su responsabilidad en el complemento, presionó en cada salida y atacó con diferentes variantes pero sin demasiada precisión, más allá de sus arremetidas pasajeras.

Barcelona apostó por quitarle velocidad e intensidad al partido, con pelotazos para Suárez y ya sin la necesidad primaria de conseguir una ventaja tranquilizadora para sacar boleto a Lisboa.

EL BAYERN CUMPLIÓ EL TRÁMITE

campeón de la Bundesliga por octavo año consecutivo, goleó este sábado a Chelsea por 4 a 1, en el partido revancha de los octavos de final de la Liga de Campeones, sentenció la serie 7-1 y jugará en cuartos de final ante Barcelona del astro argentino Lionel Messi, que eliminó a Napoli.

El polaco Robert Lewandowski (9m. PT -p- y 37m. ST), el croata Ivan Perisic (24m. PT) y el francés Corentin Tolisso (30m. ST) anotaron los goles del conjunto alemán; Tammy Abraham (44m. PT) hizo el de Chelsea.

El encuentro se jugó en el estadio Allianz Arena, de Munich, a puertas cerradas para el público a raíz de la pandemia de coronavirus, con el arbitraje del rumano Ovidiu Hategan.

Los alemanes, que en la Bundesliga no tienen quien les haga frente, atraviesan un excelente momento, con un bicampeonato también en la Copa de Alemania, cumplieron con el trámite al completar la eliminatoria que encaminó en Stamford Bridge en el cruce de ida, cuando superó a Chelsea por 3 a 0, en febrero pasado.

Bayern Munich tiene el poderío suficiente para ganar la Champions, únicamente con con sólo repasar los nombres como Lewandoswski (quinto goleador histórico del máximo torneo de clubes con 66 tantos, 13 de ellos en esta edición), Thomas Muller, Manuel Neuer, Kingsley Coman, Joshua Kimmich, Jerome Boateng y Serge Gnabry, entre los más destacados.

Chelsea, que tuvo el arco custodiado por el argentino Wilfredo Caballero (amonestado a los 7 minutos de juego) y con muchos cambios, llegó golpeado a Munich tras perder la final de la FA Cup ante Arsenal el sábado pasado y tenía hoy un objetivo difícil de cumplir.

A partir de los cuartos de final el certamen se mudará a Portugal, en donde Bayenr enfrentará a Barcelona el viernes próximo, desde las 16 de la Argentina.

Cada llave se definirá a un único partido hasta la final, programada en el Estadio da Luz de Lisboa, el 23 de agosto.

EL SÚPER 8

Miércoles 12 de agosto (estadio Da Luz, de Benfica): Atalanta (Italia)-Paris Saint Germain (Francia).

Jueves 13 (estadio José Alvalade, de Sporting): Leipzig (Alemania)-Atlético de Madrid (España).

Viernes 14 (estadio Da Luz): Barcelona-Bayern Munich.

Sábado 15 (estadio José Alvalade): Manchester City (Inglaterra)-Lyon (Francia).

Todos los partidos comenzarán a las 16, hora argentina.