Contacta con Nosotros

Chubut

Esquel volvió a movilizarse por el No a la Mina

Como cada 4, los vecinos de la localidad cordillerana se movilizaron para visibilizar su rechazo a la megaminería y se denunciaron nuevos “embates mineros –que- se hacen a espaldas del pueblo”.

Publicado

en

Este jueves se realizó nuevamente la movilización de los 4 de cada mes contra la megaminería en Esquel. Los vecinos se convocaron en la Plaza San Martín.

Así lo indicó una de las vecinas de la asamblea del No a la Mina, Betty Romeo, en diálogo con Radio 3 quien valoró que los vecinos “respondieron con una gran cantidad de personas”, subrayando que “se respetaron las normas de prevención vigentes actualmente”.

Indicó que en la asamblea “conversamos sobre diferentes temas y acciones para realizar ante estas nuevas embestidas mineras que se dan en la Provincia –de las cuales– sabemos que se hacen con el Gobierno y a espaldas del pueblo”.

Pese a ello, “seguimos dando batalla”. De esta forma, destacó que actualmente “somos muchos más que en otros años y ahora que nos están apretando y queriendo imponerse, estamos dando batalla todas las asambleas, no solo Esquel”.

“Acá lo que está en juego es el territorio, el agua y la explotación minera de toda la provincia, no solo de Esquel”, concluyó.


Como es habitual, en la asamblea se leyó un documento que fue puesto a consideración de los vecinos presentes:

Queridos Vecinos:

 Los tiempos han cambiado, hasta hace 2 meses para protegernos de los estragos del extractivismo debíamos estar muy juntos; hoy para protegernos del Covid-19 nos tenemos que alejar 2 metros para evitar trasmitir éste virus que nos amenaza. Sin embargo, la codicia de las multinacionales con sus actuales socios locales no desapareció, ni lo va a hacer en un par de años como el coronavirus, tampoco se puede fabricar una vacuna que nos inmunice definitivamente; contra la megaminería la única vacuna es la concientización y la movilización.

 El capitalismo que destruyó y fragmentó la naturaleza nos llevó a ésta pandemia y hoy, utiliza el aislamiento social en complicidad con los gobiernos para devastar aún más el planeta, sin la mirada y las reacciones de los defensores de nuestra casa común que es la Madre Tierra.

Las organizaciones ambientales alrededor del mundo acusan a las mineras de aprovechar la pandemia para profundizar el extractivismo, promover la “desregulación” de la actividad y la “represión” de los movimientos sociales que la combaten. Yamana Gold se asocia a Elsztain y quiere avanzar sobre el “proyecto Suyai” y en Catamarca, continúa la embestida sobre el resistido “proyecto Agua Rica”.  Esto es posible debido a que en muchos países ocurre lo mismo que en Argentina, donde el gobierno nacional declara la actividad minera como “esencial” permitiéndole seguir operando sin ningún tipo de restricciones.

La preservación de la salud y la supervivencia planetaria no pueden depender de las empresas mineras que actúan guiadas por una despiadada búsqueda de ganancias. El estudio elaborado en conjunto por diferentes organizaciones internacionales a partir de reportes de los territorios afectados y en una revisión de casi 500 artículos de prensa e informes de las empresas y la sociedad civil, produjeron un informe cuyas conclusiones son:

  1. las empresas mineras ignoran la pandemia y continúan operando, con el resultado de que los yacimientos se han vuelto puntos de contagio, poniendo en grave riesgo a los trabajadores y a las comunidades aledañas, muchas de las cuales ya sufren impactos en la salud por la megaminería.
  2. las empresas mineras y los gobiernos están utilizando la crisis para asegurar cambios regulatorios que favorecen a la industria a costo de las personas y el planeta.
  3. los gobiernos de todo el mundo están callando protestas legítimas contra el sector minero, con el resultado de que los manifestantes están enfrentando mayores riesgos a su seguridad.
  4. las mineras están utilizando la pandemia como una oportunidad para lavar su imagen, haciendo donaciones como lo han hecho Barrick Gold, Vale y Panamerican Silver entre otros.

Nos tenemos que cuidar pero no podemos dejarnos engañar y ocupar nuestra cabeza sólo con salvarnos de la pandemia. Nuestro deber es estar atentos porque el extractivismo dañará la vida de varias generaciones, no sólo la nuestra.