Contacta con Nosotros

Sociedad

Le detectaron coronavirus al abogado Romero y con él son tres los presos contagiados en la Alcaidía

Publicado

en

Aunque se sospecha que puede haber más enfermos entre la población carcelaria y los policías que cumplen servicio en el centro de detención.  Es por eso que los abogados de Romero interpusieron un “Habeas Corpus Colectivo Correctivo” con el que piden que la Justicia intervenga en forma inmediata y disponga un testeo general para saber exactamente cuántos casos hay de COVID 19 en la Alcaidía.

Según lo que manifestó uno de sus abogados, el doctor Romero perdió el olfato y el gusto y por el momento no presentaría otros síntomas. Ahora está aislado: lo trasladaron a un salón en donde funcionaría la escuela y ahí permanecerá los próximos 14 días.

El abogado Abdón Manyauik tiene otro cliente contagiado, es un preso que empezó con síntomas el sábado pasado, le hicieron el hisopado y recién este viernes conoció que le había dado positivo. A este se suma otro interno al que también le detectaron COVID y en las últimas horas se confirmó lo de Romero.

Manyauik calificó como terrible lo que está ocurriendo en la Alcaidía ante el riesgo latente de que se dé un brote de contagios, dadas las condiciones en las que viven los presos en las que el distanciamiento social es imposible.

Así las cosas, Manyauik y la abogada Laura Fernandez con quien lleva adelante la defensa de Romero interpusieron el Habeas Corpus Colectivo, pidiendo la inmediata intervención de la Justicia para que ordene rápidamente testeos, con la finalidad de conocer cuántos son los enfermos en una población carcelaria que oscila entre 80 y 90 detenidos.

En la parte más sustancial, el Habeas Corpus dice lo siguiente: “A fin de superar este estado de cosas y superar la crisis, solicito: 1) La urgente constatación médica de los posibles contagios, a través de un test epidemiológico, análisis y/o estudios clínicos apropiados conforme lo aconsejan las pautas vigentes de la ciencia médica en esta emergencia sanitaria que el mundo entero atraviesa, para conocer el número exacto de internos y policías que cumplen funciones en la Alcaidía infectados con COVID 19, con la debida intervención del Ministerio de Salud de la Provincia”.

“2) Con los datos obtenidos solicito se disponga la separación física de la población carcelaria sana de la población infectada. Como también el aislamiento del personal policial que diera positivo al examen. En el caso de no contar el centro carcelario con espacio suficiente para hacer efectiva esta separación, deberán reubicarse en otros establecimientos a algunos de los grupos mencionados”.

“3) En especial solicito, que los internos de la Alcaidía Policial de Trelew reciban la atención que le corresponde de parte del estado; de la asistencia médica pertinente y constante para los contagiados, y las medidas de prevención idóneas para preservar la salud de los internos sanos. Lo que no podría admitirse es la pasividad de los órganos del estado ante una coyuntura justificadamente preocupante, puesto que de no arbitrarse decisiones tendientes a revertirlas, la situación se saldría de cauce con detrimento de los derechos a la vida y a la salud de los internos, con la seria responsabilidad internacional que ello traería aparejado para el estado”.

Más adelante, los abogados hacen reserva del caso federal, es decir, de ir si es necesario ante la Corte Suprema de Justicia.

Oscar Romero –según afirmó el abogado Manyauik ayer a la tarde—se encuentra por el momento bien de salud, aunque habría perdido el gusto y el olfato.

El letrado está condenado a seis años y nueve meses de cárcel por haber sido hallado culpable de la tentativa de homicidio de un tapicero en un hecho que ocurrió en abril del año pasado en la zona sur de Trelew en el que Oscar Pavés recibió un balazo en la espalda disparado desde una pistola 11.25 cuya pertenencia se la atribuyeron a Romero. El fallo, justamente, va a ser apelado la semana que viene.