Contacta con Nosotros

Patagonia

Le rompieron los ligamentos en un partido y deberán indemnizarlo

Lo resolvió la Justicia de Río Negro en favor de un jugador de fútbol de Chimpay. Se dispuso que sea indemnizando por más de $ 1,2 millones. A partir de la lesión el jugador amateur permaneció varios meses con muletas, perdió su trabajo y aún no se ha rehabilitado por completo.

Publicado

en

Este miércoles, la Cámara Civil de Apelaciones de General Roca confirmó y amplió el fallo del Juzgado Civil de Primera Instancia de Choele Choel respecto a un jugador de fútbol al que le rompieron los ligamentos en un partido.

Un durísimo “planchazo” del rival en la rodilla le rompió los ligamentos a un jugador amateur y ahora el autor de la falta, su club, el club del jugador lesionado y la Liga organizadora del torneo deberán indemnizarlo.

El hecho ocurrió en un partido de la Liga Avellaneda que se disputó entre el Club Atlético Chimpay y el Club Atlético Darwin, encuentro que se jugó en la cancha del Club Sportivo Belisle. Faltando dos minutos para el final, el marcador seguía empatado y el partido ya acumulaba seis amonestados y dos expulsados.

El jugador lesionado, un hombre de Chimpay de 27 años, era jugador amateur del Club Atlético Chimpay y a su vez era trabajador rural. En este contexto, terminaba de disputar la pelota con el 10 de Darwin cuando irrumpió en la jugada el autor de la falta con su pierna izquierda levantada.

El botín impactó con fuerza en la cara interna de la rodilla derecha y el jugador de Chimpay terminó en el suelo, con una “ruptura grave de ligamentos, lesión del ligamento cruzado posterior, ligamento cruzado anterior y menisco interno”.

El autor de la falta fue expulsado y suspendido. El herido, en tanto, debió ser operado en General Roca, necesitando luego tres meses de muletas, perdiendo el trabajo y sin poder volver a jugar al fútbol. En cuanto a su estado actual, se indicó que se encuentra con rehabilitación incompleta y probablemente requiera de nuevas operaciones para recuperar la estabilidad de la rodilla.

A partir de esto, se iniciaron acciones legales que derivaron en un fallo en primer instancia y su ratificación por parte de la Cámara de Apelaciones de Roca, que le reconoció al lesionado 1.200.000 pesos por daño moral.

Además, reconoció una suma cercana a los 180.000 pesos por el lucro cesante, los gastos médicos y de farmacia y los gastos de traslado y asistencia que necesitó hasta ahora el damnificado, dejando posibilidad de incrementar esta cifra cuando el lesionado finalmente se someta a las intervenciones necesarias para recuperar la funcionalidad plena de su pierna derecha.

En cuanto al proceso judicial, tanto el autor de la falta como su club afirmaron que la lesión fue “producto de una jugada desafortunada, donde se disputaba con pasión la pelota, ya durante la culminación del encuentro, donde la pelea por el balón se ve exacerbada tanto por los mismos participantes como por el público que alienta y motiva a su equipo para que dejen todo en la cancha”.

Ambos negaron que el “planchazo” hubiese sido una “excesiva violación al reglamento de juego” y buscaron enmarcar la lesión en un caso fortuito.

En igual sentido se expresó la Liga de Fútbol Avellaneda y el club al que pertenecía el herido, remarcando que “una plancha es la disputa del balón, es una acción normal del desarrollo del juego, lo que no puede generar responsabilidad civil”.

Sin embargo, ni los clubes ni la Liga presentaron ante la Justicia las planillas oficiales del partido ni las constancias del seguro que debían contratar para el resguardo de los deportistas. Tampoco presentaron el informe del Tribunal de Disciplina donde constaba la falta grave sancionada por el árbitro ni las fechas de suspensión que se le impusieron al infractor.

Por último, además de las testimoniales, una prueba que remarca el fallo de la Justicia es “el informe del árbitro y las actuaciones disciplinarias que debieron haberse hecho a partir del mismo, pero surge que en lugar de acompañarse éstas (al expediente), han sido ocultadas”.

Agrega que “no sólo se ocultaron tales actuaciones”, sino que todos los demandados siguieron “un relato confuso, negando incluso hasta lo innegable, como fueron las lesiones y la expulsión”, destacó la Cámara de Apelaciones para resolver confirmar y ampliar la condena del Juzgado Civil de Primera Instancia de Choele.

Fuente: rionegro.com