Contacta con Nosotros

País

Alberto Fernández: «Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy»

Desde la residencia de Olivos, el Presidente encabezó el anuncio junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. «No estamos ante una gripe más, porque no la conocemos, ni tenemos la solución de cómo curarla», expresó.

Publicado

en

El presidente Alberto Fernández aseguró que no se está «ante una gripe más» y la única forma es «cuidarnos» porque no hay vacuna contra el coronavirus, al comunicar desde la Residencia de Olivos la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto próximo.

«Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy», anunció el jefe de Estado, junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El jefe de Estado advirtió que en el país se está «atravesando un momento creciente de la circulación del virus» y, en diferentes tramos de su mensaje, le pidió «mayor responsabilidad» y «más cuidado» a todos los argentinos.  

«No estamos ante una gripe más, porque no la conocemos, ni tenemos la solución de cómo curarla. No sabemos cómo curarla»

«Tenemos que llamar la atención de lo que nos está pasando porque estamos enfrentando a un enemigo invisible en donde el mundo no ha encontrado las armas para combatirlo, ya que no se encontró todavía una vacuna», dijo en uno de los tramos de su mensaje, que -como ha ocurrido en otros oportunidades- incluyó la presentación de una serie de gráficos.

“Estamos atravesando un momento creciente de circulación del virus que se concentra en gran medida en el Área Metropolitana de Buenos Aires, pero que también ha empezado a irradiar al sur de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, y se suman focos en provincias como Jujuy, Chaco, Río Negro”, dijo. Además, afirmó que “el sistema de salud está funcionando y da respuesta porque la Argentina se ha preparado para enfrentar” la pandemia.

En la jornada en que se cumplen los 134 días de cuarentena, el Presidente reiteró: «No estamos ante una gripe más, porque no la conocemos, ni tenemos la solución de cómo curarla. No sabemos como curarla».

“Estamos atravesando un momento creciente de circulación del virus que se concentra en gran medida en el Área Metropolitana de Buenos Aires, pero que también ha empezado a irradiar al sur de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, y se suman focos en provincias como Jujuy, Chaco, Río Negro”

Asimismo, en la novena extensión de la cuarentena luego de que se decretase el aislamiento social para mitigar el contagio de coronavirus el pasado 20 de marzo, Fernández envió un mensaje directo a la sociedad: «Quiero llamarlos a la reflexión. Los estoy convocando a cuidar la vida de ustedes y de los otros. A no contagiarse y a no contagiar al resto».

«Debemos cuidarnos y preservarnos respetando las recomendaciones para no contagiarnos porque es muy posible que la tasa de letalidad crezca y por eso estoy lejos de tranquilizarme», agregó.

En ese sentido, reiteró: «El mayor problema que tenemos es la circulación nuestra y esto se ha convertido en el mayor enemigo para combatir la pandemia».

«Quiero llamarlos a la reflexión. Los estoy convocando a cuidar la vida de ustedes y de los otros. A no contagiarse y a no contagiar al resto»

«Quiero llamar la atención a todos y todas más allá de que se enojen porque lo único que les digo es que se queden en sus casas porque a mí me gustaría que la Argentina funcionara con plena normalidad y yo detesto decirles esto, pero es la única verdad», cerró.

Luego del anuncio de Fernández que se extendió durante 20 minutos, fue el turno de Rodríguez Larreta, y luego continuó Kicillof, en una presentación que fue en vivo.

En números, la cifra de muertos por Covid-19 en Argentina es de 3466 y ayer tuvo el pico máximo de 153 fallecidos y más de 6.300 contagiados en todo el país, donde hay varias provincias con nuevos brotes, pero el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva se mantiene en 55,3% a nivel nacional y en el 64,5% en el AMBA y no sigue el mismo ritmo de la curva de contagios.