Contacta con Nosotros

Policiales

Durante el sabotaje al servicio telefónico, saquearon cinco cajas fuertes en un estudio contable de Trelew

Así lo confirmó a Radio 3 AM 780 el jefe de Policía Miguel Gómez. El hecho ocurrió en la calle Soberanía Nacional al 200 en un lugar en el que ya han robado anteriormente. En esta ocasión los responsables no quisieron la presencia de la policía, ni que se hicieran las diligencias de criminalística con levantamiento de huellas y evidencias. Se comenta que los ladrones se llevaron una suma millonaria, además de documentación muy sensible para los titulares del estudio.

Publicado

en

Durante casi seis horas; entre las once de la noche del miércoles y las cinco de la madrugada de ayer en Trelew, Madryn, Gaiman, Dolavon y Rawson no se podía hablar por celular ni por teléfono fijo. Y tampoco había servicio de internet. 

Mientras esto ocurría y la mayoría de los habitantes se preguntaba qué era lo que había pasado, al menos cuatro maleantes se introducían a un estudio contable del centro de esta ciudad y se apoderaban de varios cientos de miles de pesos que estaban guardados junto a documentación importante y cheques en cinco cajas fuertes que violentaron en el lugar.

El hecho ocurrió entre la una y las cuatro en la calle Soberanía Nacional al 200 y fue acompañado, además, de un corte de energía eléctrica del que también se dijo que fue provocando por hechos de vandalismo contra los ramales principales de las líneas conductoras de electricidad.

Al estudio ingresaron violentamente por una puerta trasera, pero la policía no pudo averiguar otros pormenores porque los responsables de la firma contable enojados por el robo los trataron mal y prácticamente los expulsaron del lugar.

No quisieron ni que se hicieran las diligencias de criminalística con levantamiento de huellas y evidencias. Y se dijo que tampoco accedieron a denunciar la cantidad real del dinero que les llevaron. 

La policía cree que fue una banda de varios integrantes que planificó fríamente este y otros “golpes” que no habrían llegado a concretarse, dado que la policía ni bien se dio cuenta de que se había caído el servicio telefónico fue a custodiar todos los cajeros y los bancos de las distintas ciudades que se vieron afectadas por el atentado.

El plan de los maleantes se presume que constó en dejar sin servicio de internet y telefonía a la zona, y de provocar también un corte del suministro eléctrico para asegurarse de neutralizar por completo los sistemas de seguridad y alarma en el o los objetivos a atacar.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Vistas