Contacta con Nosotros

Sociedad

La Justicia condenó a prisión en suspenso a un violento

Se trata de un hombre de Rawson que llegó a un juicio abreviado por reiterados hechos de violencia de género. Se le impuso una condena en suspenso, una tobillera, una prohibición de acercamiento y someterse a tratamiento por alcoholismo.

Publicado

en

La Justicia condenó este viernes a un hombre por violencia de género en un juicio abreviado y dictándole una pena en suspenso.

El sujeto estaba imputado por varios delitos en contexto de violencia de género y se lo acusaba de reiteradas desobediencias que el sujeto había cometido durante los últimos meses, haciendo caso omiso a distintas resoluciones judiciales.

De esta forma, en la instancia de juicio abreviado, el juez penal Marcelo Nieto Di Biase condenó a Miguel Alejandro Quiñelaf a un año y seis meses en suspenso, además de someterse a diferentes pautas como el uso de una tobillera electrónica, prohibición de acercamiento a las víctimas y someterse a un tratamiento voluntario de rehabilitación por alcoholismo.

Al violento además se le ordenó fijar residencia y presentarse cada 3  meses ante la autoridad correspondiente.

Esto se resolvió tras un acuerdo al que arribaron las partes, que de esta forma evitaron el proceso de juicio oral y público. Las víctimas del sujeto eran la ex pareja de él y la madre de la mujer.

En la audiencia, concretada este viernes de manera virtual, el Ministerio Público Fiscal recordó que el Juzgado de Familia de Rawson ya había impuesto varias medidas contra el imputado por causas que tramitaban en ese fuero.

Además expusieron los distintos episodios de violación de domicilio, amenazas, y daños, ocurridos entre enero y mayo de este año, como así también las pruebas colectadas sobre esos hechos.

Puntualmente, Quiñelaf agredió a su ex pareja, produjo daños, la amenazó a ella y a sus familiares, produjo violación de domicilio, violó la prohibición de acercamiento e incluso violó la cuarentena que rige actualmente en el país.

Por otra parte, la Fiscalía planteó el sobreseimiento del hombre en dos hechos, uno por amenazas telefónicas al no haber elementos de prueba suficientes; y otro por romper una tobillera que tenía.

El abogado particular, José Oviedo, no se opuso a los hechos descriptos en la acusación y las partes presentaron el acuerdo para el juicio abreviado.

De esta forma, el violento reconoció la autoría en los hechos y finalmente el juez emitió el fallo correspondiente.