Contacta con Nosotros

Chubut

S.R.E «queremos saber quiénes son realmente las comunidades y quienes son los delincuentes avivados»

Varias páginas del discurso inaugural de la 94° muestra ovina de Esquel estuvo dedicado a las llamadas «recuperaciones territoriales» que desde el sector se las reconoce como usurpaciones, también las retenciones a la exportación de lanas por parte del estado nacional, tuvo un apartado especial entre otros puntos. El presidente de la Sociedad Rural Esquel, Leonardo Jones reclamó al estado que concluya con lo estipulado por la ley 26.160 que prevé y financia el Relevamiento Territorial de las Comunidades Indígenas. «Este censo debe ser llevado a cabo por las provincias, con el acompañamiento y el financiamiento del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y debe identificar todas las comunidades indígenas del país. Nosotros venimos exigiendo a los gobiernos que avancen definitivamente con este trabajo pendiente, ya que es la herramienta que tenemos como sociedad para saber quiénes son realmente las comunidades y quienes son los delincuentes avivados». Respecto al proyecto de reestructuración del estado provincial las críticas fueron dirigidas a la implementación del impuesto inmobiliario provincial.

Publicado

en

TEXTO COMPLETO DEL DISCURSO 94° EXPOSICIÓN OVINA Y 5° ENCUENTRO DE CABALLOS

En Enero del 2019, más o menos para esta fecha uno de los desastres naturales que suelen asolar a nuestra Patagonia, generó un importante brote de Hantavirus. Por respeto a las normas sanitarias, a los consejos de los expertos, y por verdadera solidaridad con el drama de quienes estaban más expuestos a la enfermedad, decidimos suspender nuestra Exposición Rural. No fue saltar un año calendario, fue mucho más que eso. Fue cortar la ininterrumpida sucesión de exposiciones por más de 90 años, y fue también dejar sin la posibilidad a nuestros cabañeros que habían invertido y trabajado para exponer sus animales y se quedaron con el sabor amargo de no poder hacerlo. Pero también fue el compromiso que tiene nuestra entidad con lo que acontece en la sociedad, la responsabilidad que se nos pidió y la demostración de que las decisiones solidarias se auto imponen sin esperar que nadie las ordene. Aquellos días tristes afortunadamente son historia para aquellos productores a los que sin querer perjudicamos. Los que nos entendieron y demostraron la grandeza de su acompañamiento, son los que nos renovaron su confianza llenando nuestra pista de carneros este año. Vaya para ellos el más grande reconocimiento y nuestro aplauso por la generosidad de su actitud que valoraremos por siempre.

Dimensionamiento y actualidad de la actividad:

Hace 2 años decíamos que los buenos precios de la lana y las lluvias que teníamos debían servirnos como plataforma para dar un salto en la situación del sector ovino. La apertura de nuevos mercados para la carne como el de China indicaba una oportunidad histórica para nuestra ganadería. Ese salto sin embargo no ha sido posible. El clima nos ha dado dos años de bajas precipitaciones, el precio de la lana ha bajado un 35% en el mercado internacional, seguido por una ausencia de prefinanciación de exportaciones que ha dejado un mercado interno muy poco activo y con valores a la baja. Como a nadie parece importarle esa circunstancia salvo al que produce, la carga impositiva no ha parado de crecer y nos han vuelto a imponer una suba de retenciones. Vaya a saber desde que escritorio de Buenos Aires se decidió que los productores de Chubut somos comparables con los de la pampa húmeda y entonces generalizaron un aumento en medio de la zafra, total en la Patagonia son pocos, están dispersos, y en consecuencia aguantan. Entonces, ante el riesgo de que un descuidado crea que siempre nos quejamos por lo mismo, es oportuno que hagamos el ejercicio de visibilizar quienes somos los productores ovinos. Un análisis económico del negocio indica que recién con 3.500 ovejas la rentabilidad comienza a ser positiva. Para ser claro, con menos de 3.500 ovejas el productor no tiene rentabilidad, lo que significa que no puede mantener las instalaciones, no puede mantener el stock, y no puede darle una vida digna a su familia. El 95% de los productores de nuestra provincia tiene menos de 3.500 ovejas. O sea que el 95% de los productores ovinos hoy no tiene rentabilidad. No es caprichosa la cifra, es información oficial y pública. Es decir que los que deciden conocen estos números y sin embargo nos quieren hacer creer que somos los que más ganamos y más fuerte tenemos que contribuir. Entonces, cuando se aumentan las retenciones y los impuestos, hay que saber que hay un 95% de los productores que pelean con la subsistencia, que siguen yéndose de los campos por falta de renta, que tienen ingresos por debajo de los que ha dado a conocer la provincia como salario promedio de la administración pública y que conviven con la sequía, los predadores y el robo, y viven sin que el estado les aporte nada, sin caminos, sin agua, sin gas, sin teléfono, sin internet, y también sin justicia.

Seguridad Jurídica:

Desde el año 2015 venimos marcando con firmeza el grave problema que tenemos en torno a la seguridad jurídica. Concretamente en torno a las usurpaciones de campos, y lamentablemente no hemos obtenido respuestas concretas de nadie. Es necesario entonces decir algunas cosas sobre este tema. Existe desde 2.006 la ley 26.160 que prevé y financia el Relevamiento Territorial de las Comunidades Indígenas. Este censo debe ser llevado a cabo por las provincias, con el acompañamiento y el financiamiento del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y debe identificar todas las comunidades indígenas del país. Nosotros venimos exigiendo a los gobiernos que avancen definitivamente con este trabajo pendiente, ya que es la herramienta que tenemos como sociedad para saber quiénes son realmente las comunidades y quienes son los delincuentes avivados. El relevamiento solo debe reconocer a comunidades que ocupen tierras de forma tradicional, actual y pública. No puede ser que la vigencia de la ley sirva de amparo para que cualquiera usurpe un campo hoy, y por la inacción de la justicia mañana el estado lo reconozca. Los fiscales, que son en quienes descansa la sociedad, oscilan entre la duda y la demora lindante con la negligencia investigando a un ritmo que ofende la razón del hombre común. Como ejercicio intelectual imaginemos que alguien alguna vez, ojalá no suceda, usurpe la vivienda de un Fiscal. Cuánto tiempo creen ustedes que tardaría una orden de allanamiento? Cuánto tiempo creen ustedes que se tardaría en ir a juicio? Cuánto tiempo creen ustedes que tardarían en sacarlos del lugar usurpado? Hagámonos ahora otra pregunta, porqué en los campos no pasa lo mismo? La ley es una sola y evidentemente no se aplica igual para todos. El que piense que este es un problema de los grandes estancieros se equivoca. El que piense que este es un problema de los extranjeros se equivoca. Y el que piense que este es un problema exclusivo de los que tienen campo también se equivoca. Este problema nos atraviesa a todos, sin seguridad jurídica no hay convivencia, no hay trabajo, no hay inversión y sobre todo no hay paz. La situación que atraviesan los chacareros y pobladores de Costa del Lepá es la evidencia más clara de lo que decimos, ellos no son extranjeros y no tienen campos grandes, y sin embargo ahí están desde Agosto sin poder dejar la chacra sola ni por 5 minutos ante la amenaza de usurpación. Hoy se han organizado para estar acá, viniendo algunos y otros se han quedado cuidando el campo. Han venido a este acto para que todos puedan ver sus caras intentando recibir una respuesta del estado. Es inadmisible el silencio y la inacción de la política para con ellos, los títulos de propiedad los otorga la provincia entonces deja de ser un problema entre privados para ser un tema de política de estado que debe ser urgentemente atendido. Resulta conmovedor ver la paciencia que tenemos para aguantar tanta injusticia!

Reestructuración del estado:

La reestructuración del estado es algo que desde nuestro sector venimos exigiendo desde hace mucho. Hemos dicho incansablemente lo que por estos días se viene a descubrir, que el estado es inviable con el nivel de gasto que tiene y el bajísimo nivel de prestaciones que ofrece. Sincerar las cuentas públicas e iniciar el camino de recuperación de nuestras posibilidades reales de gasto público es el camino que, obligado por las circunstancias, el Gobierno Provincial ha comenzado. En este camino es necesario que cada uno se haga cargo de su responsabilidad, ya que esta crisis no nos cayó del cielo si no que es el resultado de décadas de inflar desmedidamente el gasto público y de no advertir que la corrupción se colaba hasta lo más profundo del estado. El paquete de medidas propuesto contempla el aumento de impuestos, entre los que se incluye el inmobiliario rural. Aún no tenemos confirmación de cuáles serían las modificaciones. Pero repetimos lo dicho antes, el Gobierno sabe que a quienes se les está pidiendo más esfuerzo y solidaridad es a los que ya vienen peleando desde hace mucho, no son los que más tienen, hoy los mejores ingresos están, y desde hace mucho, en determinadas capas de la administración pública, solo basta ver los rangos del pago de salarios para ver los ingresos. Y ello sin riesgo, sin inversión y sin empleados a cargo. Esta reestructuración también debe dar señales concretas que nos permitan creer que es posible un estado bien administrado y sin corrupción, después de años parece haberse llegado a la conclusión de que sin empleo privado, no habrá solución, y no habrá empleo privado de calidad y bien remunerado, sino resolvemos la impagable carga fiscal que nos asfixia. Como ya hemos dicho en más de una ocasión, más de 80 años de regalías petroleras debieran habernos transformado en una provincia con infraestructura, actividades productivas desarrolladas y un estado de menor tamaño que esté al servicio de la gente y no al revés. Y sin embargo acá estamos, con los caminos y las escuelas destruidos. Es por ello que hasta tanto no acordemos el rumbo del desarrollo y apartemos la corrupción de nuestra dirigencia, nada indica que con regalías hídricas o mineras o de cualquier otro origen, podamos tener otro destino que el actual.

En Argentina asistimos desde hace mucho al triunfo del relato por sobre el sentido común, cuando la historia nos demuestra que la única vía hacia el progreso es la creación de riqueza por medio de la producción. Otros En nuestra zona es necesario promover la instalación de plantas de faena de pequeña y mediana escala, que sean modernas y eficientes, que permitan el procesamiento de los grandes volúmenes de producción de corderos a fin de año, y de capones y ovejas durante todo el año. La falta de lugares habilitados explica gran parte de la faena clandestina, alguna proporción del abigeato, y también explica buena parte de los problemas de salud pública invisibilizados, como el Síndrome Urémico Hemolítico y la Hidatidosis. El SENASA, el gobierno provincial y los gobiernos municipales deben trabajar de forma urgente para fortalecer y ampliar el eslabón de la faena.

Nos encontramos trabajando para la implementación de la Ley Provincial de Uso Responsable de Agroquímicos en conjunto con el Ministerio de Producción y los Municipios de Trevelin y Esquel, desarrollando capacitaciones para técnicos, productores y otros actores relacionados. Estamos convencidos de que el futuro de la actividad agropecuaria de nuestra región y del mundo depende de que en estos tiempos adaptemos nuestros sistemas y produzcamos fibras y alimentos de manera sustentable económica, social y ambientalmente. Durante la campaña electoral pasada el entonces Diputado opositor Grazzini impulsó la prohibición del glifosato en nuestra Provincia. Dicha ley fue aprobada por unanimidad a sobre cerrado por la legislatura, sin la previa consulta a nadie, ni siquiera a organismos como el INTA y el SENASA. Paradójicamente el mismo Sr. Grazzini, ahora Ministro de un gobierno del cual él era opositor, convoca abiertamente a debatir sobre la conveniencia del desarrollo minero. Existe una contradicción más grande? Más allá de la posición que cada uno pueda tener tanto sobre el glifosato como sobre la minería, lo que no podemos como sociedad es acostumbrarnos a los funcionarios que un día dicen una cosa y al otro día otra. Actitudes como ésta denigran la imagen de los dirigentes y minan la confianza que la sociedad deposita en ellos. Más allá de las circunstancias amargas de la realidad, nuestra Rural mira hacia adelante, y hemos inaugurado el año número 95 de nuestra institución con un par de noticias que nos llenan de alegría. En primer lugar hoy estaremos firmando un acuerdo de auspicio principal por un período de tres años con la firma lanera Lempriere, hecho que resalta el interés de ambas partes en la difusión de la actividad lanera tanto en la Exposición Ovina así como en las diversas actividades que realizamos durante el resto del año en pos de la incorporación de los jóvenes, la capacitación y la innovación en el sector. En segundo lugar, y también en el día de hoy, recibiremos de parte del Sr. Roberto Muller la donación de su colección de libros de lana y ovinos. Nos gratifica ser los depositarios de tan valiosa colección, que pasará a formar parte de nuestra Biblioteca. Sin dudas son dos hechos que marcan un comienzo de año muy auspicioso y de mucho trabajo para nosotros. También es oportuno contar que en Abril de este año se realizarán en nuestras instalaciones las 7° Jornadas Bovinas Patagónicas, para lo cual venimos trabajando desde hace varios meses en conjunto con una docena de instituciones entre las que se encuentra el INTA, SENASA y el Ministerio de Producción. Sin dudas el año en curso estará lleno de dificultades. La tercera mayor inflación del mundo no nos abandonará de un día para el otro. Sin crédito externo y sin crédito interno, habrá que vivir con lo nuestro, y en ese camino nos encontrará como siempre dispuestos a aportar carne, lana, madera, pasto, leche, fruta y todo lo que el hombre de campo sabe hacer. Ojalá los gobiernos tengan la inteligencia para no matar lo poco que todavía produce, porque como ya sabemos en la administración pública ya no hay lugar para más nadie. A todo aquél que críe un cordero o que plante un árbol, al que tome la pala para hacer un canal y llevar el agua, al que siembre una semilla, al que ensille un caballo para recorrer o dé arranque a un tractor por la mañana… a todo aquél que sienta que la tierra y el trabajo lo levantan y lo dignifican cada día, le decimos que la Rural de Esquel tiene un espacio para él. Estamos atentos día a día de los problemas que los preocupan, y trabajamos para que el campo de nuestra región se desarrolle y ocupe el lugar que merece en función de su historia de sacrificio y entrega.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *