Contacta con Nosotros

Chubut

Paso del Sapo se puso de pie por el supuesto abuso de una alumna de la Escuela 134

Un grupo de padres liderados por unas 25 mujeres reclaman acciones concretas por la supuesta violación de una niña de 12 años, por la que está acusada una persona que cumplía tareas en el establecimiento educativo. Los padres también piden la renuncia de la directora del colegio y algunos docentes que tenían la responsabilidades de cuidar a los chicos en la residencia. Autoridades del Ministerio Público Fiscal de Esquel llegaban a la localidad para producir medidas de prueba y tomar testimonios. Una representante de Supervisión intentó desligar a la escuela del hecho puntual de abuso.

Publicado

en

Paso del Sapo abuso sexual

La Escuela 134 de Paso del Sapo seguía tomada por un grupo de mujeres y algunos jóvenes oriundos de la localidad por el supuesto abuso de una menor de 12 años, alumna de primer año, en el que estaría implicada una persona que hacía trabajos de mantenimiento en el establecimiento educativo, aunque no pertenecía al staff permanente.

«La toma pacífica de las madres y habitantes ha sido para potenciar la acción judicial y para que se tomaran cartas en el asunto, en virtud de la gravedad de la denuncia que se radicó», analizó en diálogo con Radio 3 el jefe de la Unidad Regional de Policía de Esquel, comisario Rodolfo Hess.

«Se habían mostrado molestas porque no habían tenido respuestas y por eso fuimos a la localidad para ver lo que sucedía y acompañar al jefe de la comisaría, el oficial principal (Mauro) Rosales, que realizó una de las primeras medidas que solicitó el Ministerio Público Fiscal», explicó Hess.

«Nos encontramos con un panorama de mucha tristeza de las señoras, pero nuestro arribo se produjo al mismo tiempo que llegaba personal de Supervisión de Escuelas del Ministerio de Educación de Esquel porque en la toma de la escuela que comenzó este martes a las 14 exigen la renuncia del director y algunos docentes del establecimiento», remarcó.

Sobre la supuesta complicidad con el trabajador sospechado de abuso, el comisario sostuvo que “todo es materia de investigación, tenemos conocimiento pleno que el Ministerio Público Fiscal en la persona del doctor (Marcelo) Crettón se va a constituir con el Servicio de Asistencia a la Víctima para tomar los testimonios en forma directa y evaluar las medidas de prueba que van a producir de manera inmediata».

Hess recalcó que “el jefe de la dependencia realizó dos allanamientos, el primero el lunes y otro este martes, que fueron inspecciones oculares en las viviendas de dos adultos y el secuestro de telefonía y material que podría estar relacionado con la causa”.

“Tenemos entendido que la persona acusada de este abuso sexual tiene un horario específico, no comparte prácticamente los horarios de estudio y alojamiento de los jóvenes. El albergue es para los chicos del interior profundo de la localidad, de lunes a viernes, mientras los fines de semana son retirados por sus padres”, puntualizó Hess.

“La víctima tiene 12 años, lo que nos preocupa y por eso no podemos brindar demasiada información”, aclaró.

El comisario señaló que “la toma es totalmente pacífica, el Ministerio de Educación autorizó la permanencia de las personas y por eso como autoridad policía no tomamos medidas concretas. No están ocupando las aulas, pero al haber gente en el hall de acceso y en los pasillos es suficiente motivo para suspender las clases”.

“Hemos observado a unas 25 señoras y unos seis masculinos, que son familiares directos de estas mujeres. Tenemos entendido que se van a quedar hasta que tengan una respuesta fehaciente del Ministerio Público Fiscal y también de Educación con la petición de separar al docente del cargo”.

SITUACIONES DIFERENTES

Por su parte, una de las autoridades de Supervisión de Escuela de Esquel, Silvia Rodríguez, intentó diferenciar el reclamo de los padres respecto de las responsabilidades de la escuela en el caso del abuso sexual que se investiga.

“Ayer (martes) durante todo el día, desde las 8 de la mañana y hasta las 11 de la noche, estuvieron en Paso del Sapo otras dos supervisoras, aunque como recién llegaron, todavía no tenemos sus evaluaciones», reveló a Radio 3 este miércoles por la mañana.

«La situación involucra a una alumna de la Escuela 134, de primer año, que tiene que ver con un sujeto que no es personal de la escuela, es alguien que hacía actividades de mantenimiento a través de un convenio entre el municipio y la escuela. Esporádicamente trabajaba en el colegio y en el último tiempo, sólo los fines de semana», recalcó.

La supervisora intentó excusar y desligar al establecimiento, pese a que varios alumnos no sólo estudian, sino que son albergados por el colegio: “la situación a la que hacemos referencia está denunciada en la fiscalía, que ahora tiene competencia en esto. Es una situación extra escolar, no tiene que ver con la escuela directamente, sino con ella y la vinculación con la institución  que alberga a esta alumna en particular”.

Esta posición de la autoridad escolar se contradice con la de los padres respecto del control y cuidado de los chicos que están hospedados en el albergue de la escuela, y la consecuente responsabilidad de las autoridades.

En efecto, la propia Rodríguez argumentó que “los padres manifestaron situación en relación al cuidado de los chicos en general y las responsabilidades de los docentes y el director, pero que no tienen que ver con esto caso puntual. Son dos cosas diferentes”.

“Son cuestiones que pasaron este año o años anteriores, tengo que recibir el informe de los supervisores, ver qué hecho denuncian los padres.  Pero no tienen relación, se mezclan las cosas porque pertenecen a una comunidad muy pequeña y hay cuestiones que confluyen en la escuela”, relativizó.

Consultada sobre si las chicas tienen autorización para salir del colegio, sostuvo que “tenemos entendido que no, están cuidadas por una coordinación de la Residencia, son varias personas que están a cargo. Ningún chico ha salido sin el permiso adecuado, es lo que tenemos hasta ahora, pero si hay algo que no es concordante con esto, me lo informarán los supervisores”.

Sin embargo, la versión de los padres indica que ocurría lo contrario: “esto se verá, no lo tengo como información, sería muy poco responsable decir que esto sucede porque no lo sé”, insistió.

Respecto de una eventual relación enfermiza entre un adulto y una niña de 12, 13 años, aseveró que “eso corresponde a la investigación que está sustanciando la fiscalía, es otro resorte”.

“Una vez que tengamos la información, veremos qué responsabilidad le cabe a los adultos que tienen que cuidar a los chicos. Si amerita que se tome alguna medida disciplinaria, se va a hacer”, aseguró Rodríguez.

“Me ha llamado la subsecretaria de Educación -Alejandra Von Poeppel-  para brindarnos todos los recursos para llegar porque no tenemos los medios para llegar a las escuelas, como quisiéramos. Hubo autoridades que se llevaron este reclamo durante la campaña. Pero por esta situación puntual hemos tenido todos los medios a mano para que los supervisores pudieran viajar”, remarcó Rodríguez.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *