Contacta con Nosotros

Patagonia

Santa Cruz inaugura temporada de cruceros a pura naturaleza

Los pasos que recorrió el naturalista inglés Charles Darwin en 1833, la biodiversidad que protege la Reserva Natural Ría Deseado y el Parque Nacional Isla Pingüino, son algunos de los itinerarios naturales e históricos que recorrerán los pasajeros de los cruceros que arribarán el 8 y 19 de noviembre próximos a Puerto Deseado, Santa Cruz.

Publicado

en

Temporada de cruceros Santa Cruz

Los buques Hanseatic Nature y Silver Cloud, de la naviera alemana Hapag-Lloyd, arribarán a un territorio marcado por la historia de los adelantados, navegantes piratas y corsarios, que atrapan a los viajeros de todas partes del mundo que llegan a este punto de la Patagonia argentina.

«La llegada de los cruceros a nuestras costas representa una oportunidad que abre nuevas posibilidades al crecimiento del turismo en Santa Cruz», dijo la secretaria de Turismo de la provincia, Valeria Pellizza.

Los pasajeros tendrán la posibilidad de conocer en distintas excursiones la naturaleza en estado puro que ofrece la Reserva Natural Ría Deseado; el Parque Nacional Interjurisdiccional Isla Pingüino y un circuito que integra el derrotero del naturalista inglés Charles Darwin, que estuvo por la zona entre la navidad de 1833 y los primeros meses de 1844, relevando este territorio.

Cormoranes reales, imperiales, roqueros y el espléndido Cormorán Gris, son apenas una parte de las especies que pueblan la Reserva Natural Ría Deseado, un accidente geográfico único, donde el océano ingresa 42 kilómetros dentro del continente en el antiguo cauce seco del río Deseado.

Las excursiones náuticas por la ría -organizadas por Darwin Expeditions, Los Vikingos y Puerto Penacho- permiten observar el verde esmeralda profundo del océano cobijado por los cañadones, un paisaje transitado por toninas overas, pingüinos de Magallanes y lobos marinos de un pelo.

Destaca en el lugar el famoso pingüino de Penacho Amarillo que arriba cada octubre para ocupar sus nidos, reproducirse, criar a los pichones y partir hacia otras latitudes en el otoño.

Se trata de un espectáculo aparte, dado que es el lugar más cerca del continente para observarlo, en el Parque Nacional Isla Pingüino, frente a las costas de Deseado, y al que se accede en modernas embarcaciones semi-rígidas con motores de alta potencia.

Allí, un faro en ruinas de un siglo, con restos de lo que fue una antigua factoría, forman parte del recorrido en la isla que con las medidas estrictas de precaución se visita con guías expertos sin importunar a las especies que habitan, a las que se puede ver en su hábitat natural como expresión de la naturaleza virgen que reina en esta provincia.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *