Contacta con Nosotros

Mundo

China contraataca y la guerra comercial con Estados Unidos hunde los mercados

El gigante asiático anunció este lunes aranceles a productos estadounidenses por 60.000 millones de dólares en respuesta a los derechos de importación impuestos recientemente por el presidente Donald Trump y a sus planes de gravar todas las exportaciones chinas.

Publicado

en

China aranceles

El Ministerio de Finanzas chino explicó en un comunicado que desde el 1 de junio se aplicarán aranceles de entre 5 y 25% a una amplia gama de bienes estadounidenses, incluyendo alimentos, químicos industriales, equipos electrónicos y maquinaria de precisión, que serán los productos que pagarán las tasas más altas.


El anuncio llegó luego de que la más reciente ronda de negociaciones comerciales entre las dos mayores economías del planeta terminara sin acuerdo el viernes pasado en Washington, y de que el gobierno de Trump elevara del 10 al 25% aranceles a importaciones chinas por 200.000 millones de dólares.

Con los inversores al borde de un ataque de nervios por el potencial de perjuicio económico para todos, los mercados se hundieron alrededor del mundo.

En Wall Street, el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, perdió 600 puntos, mientras que el selectivo S&P 500 tuvo su mayor retroceso en cuatro meses y el Nasdaq, su peor día del año. También cayeron las bolsas de Europa y Asia.


Las pérdidas en Estados Unidos se moderaron un poco luego de que Trump dijera que se reunirá con su par chino, Xi Jinping, a fines de junio en la cumbre del G20 en Japón y de que aún no tenía decidido si avanza con su amenaza de imponer aranceles a las restantes importaciones chinas, por unos 320.000 millones.

«Me encanta la posición en la que estamos (…) Puede que haya represalias, pero serán menores comparadas con las nuestras. Hacemos muchos menos negocios con ellos que ellos con nosotros», declaró el presidente en la Casa Blanca, citado por CNN.

El anuncio de Trump de su reunión con Xi llegó luego de que ambas partes dejaran abierta la puerta a continuar el diálogo.

Los dos países se han dado algo de aire: los aranceles reforzados chinos no regirán hasta dentro de dos semanas y media. Los de Estados Unidos se aplican a bienes embarcados desde el viernes, y esos cargamentos llegarán a China recién en tres semanas.

En Estados Unidos, el precio de la soja -a la que China impuso aranceles el año pasado- cayó este lunes a un mínimo en diez años por temores a una guerra comercial prolongada. 

En un comunicado, la Asociación Estadounidense de la Soja expresó su frustración por el hecho de que «Estados Unidos ha negociado con China 11 veces y aún no ha cerrado un acuerdo».

«Para los productores de soja, eso significa que estamos perdiendo. Perdiendo un mercado valioso, perdiendo un precio estable, perdiendo una oportunidad para apoyar a nuestras familias y comunidades», agregó.

La respuesta china llegó poco después de que Trump le advirtiera no hacerlo.

«China no debería tomar represalias…sólo se pondrá peor!», escribió Trump en Twitter, argumentando que las compañías aranceladas se irán a otros países de la región, como Vietnam.

Pero Beijing no cedió.

«China nunca se rendirá ante la presión externa», dijo el vocero de la Cancillería, Geng Shuang.

Trump quiere que China cambie sus políticas sobre propiedad intelectual, reduzca sus masivos subsidios a sus empresas estatales, compre más productos estadounidenses y deje de forzar a las compañías extranjeras a compartir secretos tecnológicos.

Ambas partes se habían impuesto aranceles por 360.000 millones de dólares desde el año pasado.

Una tregua acordada en diciembre entre Trump y Xi para intentar negociar un acuerdo colapsó el viernes pasado con el aumento de aranceles estadounidenses.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Vistas