Contacta con Nosotros

Deportes

El Rojo encontró desahogo con un triunfo en la Sudamericana

Después de la profunda herida que causó la derrota con Racing en el clásico, Independiente se recuperó este jueves y venció, aunque con sufrimiento, al complicado debutante Fortaleza de Brasil por 1-0, con gol de Leandro Fernández a los 6 minutos del complemento. Otra vez no convenció, pero al menos logró la mínima ventaja y además no recibió goles de cara a la revancha del próximo 27.

Publicado

en

Independiente desahogo

La derrota con Racing en la Superliga dejó sus secuelas en el hincha de Independiente, pero la respuesta no pasó por el enojo y los reproches, sino por darle la espalda al equipo y asistir en cantidades reducidas para lo que significa para el Rojo históricamente la competencia internacional.

De hecho, apenas un puñado de minutos antes del comienzo había unos 7.000 hinchas, que se duplicaron con el comienzo del juego, mientras que su rival, debutante absoluto en la liga internacional, trajo desde el norte de Brasil a unos 3.500 aficionados.

Sin embargo esto no es de extrañar porque Fortaleza es el segundo club en promedio de venta de entradas en Brasil (33.000) detrás del poderoso campeón Flamengo (55.000).

El director técnico Lucas Pusineri, que fue «visitado» el miércoles por medio centenar de hinchas, solamente realizó dos variantes respecto del equipo que cayó 1 a 0 frente a Racing en el Cilindro, siendo ellas las de Alan Soñora (hijo de «Chiche», ex Boca) por Brian Romero y el misionero Martín Benítez por el paraguayo Cecilio Domínguez.

Sin embargo el funcionamiento del equipo no mejoró y eso provocó que los brasileños, dirigidos por el legendario arquero-goleador Rogerio Ceni, llegara con chances en dos oportunidades a través de Romarinho en el primer tiempo.

Por eso sobre el final de la etapa los hinchas locales expresaron su malestar con una catarata de insultos que apuntó a los jugadores en general pero a la dirigencia en particular, sobre todo porque el vicepresidente, Pablo Moyano, dijo en las últimas horas que la directiva no tenía «la culpa de haber perdido con Racing».

Para colmo de males sobre el epílogo de la etapa Independiente perdió por expulsión (doble amarilla) a Juan Sánchez Miño (en la misma acción vio la roja directa el colombiano Juan Quintero en la visita) y Pusineri debió improvisar a Soñora, habitual volante, como lateral izquierdo.

Y por allí se aprovechó Fortaleza para atacar al «rojo» en el segundo período, luego de que a los seis minutos Leandro Fernández lograra la única conquista de la noche con un zurdazo bajo, tras una buena jugada colectiva que transitó de la derecha al medio.

Después de esa acción los visitantes se lanzaron en pos de la igualdad generando acciones repetidas como para lograrla en cuatro ocasiones, pero la falta de puntería de Romarinho y Osvaldo, igualmente muy punzantes tanto por el medio como por los costados, frustraron esas intenciones. También el ex Alvarado, de Mar del Plata, con inferiores en Independiente, el argentino Mariano Vázquez, desperdició otra buena oportunidad.

Claro que Independiente también tuvo sus chances de aumentar, primero en los pies del ingresado Alan Velasco y luego en la cabeza de otro juvenil que entró en la segunda parte como Braian Martínez.

Y así se le fue consumiendo el tiempo a Independiente para ampliar la ventaja pensando en la revancha del jueves 27 del corriente en Brasil, donde la fortaleza definitivamente va a estar del lado de su rival, al menos por lo observado esta noche en Avellaneda.

Los hinchas, que a tres minutos del final silbaron el ingreso del paraguayo Domínguez, se fueron del Libertadores de América con el clásico «que se vayan todos…», producto de «otro clásico» que no se olvidará tan fácilmente en ambas veredas de Avellaneda.