Contacta con Nosotros

Deportes

Hernández, Pires, Pugnaloni, James y Marsicano festejaron en el «Mar y Valle»

En una muy agradable tarde de domingo, el automovilismo cumplió el Gran Premio «Gráfica del Sur» en el circuito de Trelew, por la tercera fecha del calendario provincial. Javier Hernández en el TC Austral, Pablo Pires en el TC Patagónico, Tomás Pugnaloni en la Gol 1.6, Daniel James en el TP 1.100 y Sebastián Marsicano en la R-12 se erigieron en los vencedores en cada una de las finales.

Publicado

en

Carrerón 1.100

El automovilismo provincial entregó otro espectáculo de alto vuelo en el autódromo «Mar y Valle» de Trelew, donde este domingo se terminó de cumplir el Gran Premio «Gráfica del Sur», válido por la tercera fecha del calendario.

Salvo por el retraso considerable en el cronograma, sumadas a las lógicas demoras que generan los despistes y los toques y que retrasan aún más el desarrollo, la competencia tuvo varias aristas elogiables, principalmente por el trabajo de los pilotos en la pista y por lo hecho por sus mecánicos y sus colaboradores fuera de la pista, antes y durante.

También la logística de carrera funcionó con solvencia y dinámica, más allá de las demoras mencionadas.

Luciano Álvarez, Benjamín Conti y Mauro Larrachau fueron los primeros ganadores del domingo, al adueñarse de cada una de las tres series del Turismo Pista 1.100.

A continuación, el campeón Sebastián Marsicano y Eduardo Otero se erigieron en triunfadores en las dos baterías del Renault 12.

Puntualmente el cronograma de las finales tuvo un retraso considerable de más de una hora, aunque después el espectáculo transitó los carriles normales y al menos logró terminarse con la suficiente luz diurna.

Javier Hernández ratificó su impecable fin de semana y cuidó celosamente el primer lugar del TC Austral, mientras detrás suyo su escolta Rubén Pires perdió posiciones y apareció en escena el campeón Sergio Larreguy para terminar segundo y quedarse con puntos gordos para el campeonato.

Marcos Panquilto no pudo resistir los embates del auto N° 1, pero al menos se quedó con el último escalón del podio.

El TC Patagónico también desandó una final atrapante porque el campeón Pablo Pires parecía solvente con su Dodge, pero se dejó sorprender por el Chevrolet de Amilcar Oliver, que lídero por algunas vueltas la carrera, hasta que el comodorense impuso un ritmo imposible de sostener y recuperó el liderazgo.

Detrás, Alejandro Conti protagonizó un despiste en plena recta principal y les hizo pegar un susto a los auxiliares y al público que estaban en el sector de boxes, aunque el trelewense tenía toda la calle del ingreso al parque cerrado para acomodarse y seguir en carrera con su Ford, aunque muy retrasado.

Luly Mayo, con otra «Chevy», capturó el tercer lugar y aunque no comprometió a los dos primeros, terminó en los escapes de Oliver en el tren de punta.

En tanto, el bonaerense Tomás Pugnaloni logró su segundo triunfo consecutivo en la Gol 1.6 y se encamina hacía un título que se negó el año pasado.

Ni siquiera la neutralización que sufrió la carrera por una serie de golpes en la curva 4 que involucró a Gastón Lamilla, Adrián Villagra, José Salgueiro, Francisco Iparraguirre y algún otro auto, alteraron el domingo del joven de Villalonga, cuya maquina esgrimió un rendimiento contundente.

Los cambios sí ocurrieron detrás. El más importante fue que Pablo Brizuela no pudo sostener el segundo lugar en un nutrido pelotón perseguidor, y Martín Coronel aprovechó el río revuelto, en uno de los últimos giros, para adueñarse de la posición de escolta.

La maniobra de Coronel también relegó a Agustín Montecino, que cedió el último lugar en el podio.

Otra vez y sin dudas, el espectáculo alcanzó máximas pulsaciones en la final del Turismo Pista 1.100, desde la misma largada.

Un protagonista relevante, Luciano Álvarez, había ganado la primera serie y compartía la primera fila con Mauro Larrachau. Pero el auto del trelewense levantó temperatura y el también jugador de basquet empezó a retrasarse.

Larrachau picó en punta, pero apareció Lucas Taurelli para ponerse en los espejos y acosarlo en cada vuelta.

Otro incidente en la curva del fondo, donde una mancha de aceite preocupó a pilotos y auxiliares obligó al ingreso del auto de seguridad, lo que apretó todavía más el pelotón de punta.

Pablo Arabia que había comenzado en quinto lugar, ya estaba tercero, incluso por delante de Benjamín Conti, quien lo dejó sin campeonato el año pasado cuando lo superó en la misma llegada a la meta.

Y algo parecido sucedió este domingo, aunque sin ningún título en juego. Arabia superó a Taurelli a falta de un par de vueltas, se puso en la succión de Larrachau y empezó a ejercer una presión insostenible.

El «Turquito» preparó la escena en la última vuelta para intentar quedarse con el triunfo y en el sector opuesto ensayó una aceleración larga y se puso por delante de Larrachau, pero generó un entrevero en el pelotón de punta y en la Bajada del Tobogán, el sector trabado por excelencia, irrumpió Daniel James, que encontró el hueco por afuera y se metió por delante de todos.

En esa última media vuelta, Larrachau que iba primero quedó cuarto, Arabia que estuvo algunos metros adelante y había armado la «estampida» terminó segundo, Taurelli que fue escolta en gran parte de la carrera retrocedió al tercer lugar y James que estuvo detrás de todos ellos en toda el desarrollo terminó siendo el ganador. Un desenlace infartante.

Muy diferente transcurrió la final de la Renault 12, donde el campeón Sebastián Marsicano ejerció un dominio abrumador para lograr una nueva victoria.

Eduardo Otero, que que había compartido la primera fila, cedió dos posiciones, en manos de Santiago Gamba y Federico Turrez.

LAS SERIES DEL DOMINGO

FINALES

Fotos: Osvaldo Castro Ruiz y Edgardo Lillo.

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Vistas