Contacta con Nosotros

Chubut

Ariel Molina: “No esperen que explote nada”

El intendente de Corcovado, con uso de licencia, desmintió que haya recibido del gobernador Arcioni el ofrecimiento para ser ministro de Desarrollo Humano o secretario general de Gobierno. Confirmó que Cecilia Torres Otarola y Andrés Meiszner presentaron sus renuncias, pero que el mandatario no las ha resuelto. “No vine acá a quedarme con el lugar de ninguno”, aclaró. Respecto del proyecto para reestructurar la deuda, consideró que “los diputados deben entender que no le están haciendo un favor a Arcioni, sino pondrán dinero en el bolsillo de los trabajadores”.

Publicado

en

Tapado Molina no explota nada

El Gobernador sigue siendo Mariano Arcioni y hay que trabajar para que a él y a la Provincia le vayan bien”. Una frase remanida que sin embargo Ariel Molina remarcó varias veces, por si hiciera falta, en diálogo con Radio 3.

«Como tampoco hubo confirmaciones cuando todos me decían que iba a ser ministro de Desarrollo, me llamaban y yo decía que no era así, ahora me llaman para preguntarme si voy a ser secretario general de Gobierno y también digo que no porque el Gobernador no me confirmó absolutamente nada. Sigo siendo un asesor, trabajando en varias áreas», aseveró el «Tapado».

«A los nombres los dará y pondrá Arcioni, hoy son todos rumores, pero no hay nada confirmado», remarcó.

«No creo que nos quieran desestabilizar, lo que hubo fue desacuerdos, algunas cosas no gustaron y todos tenemos una forma distinta de ser», analizó sobre los acontecimientos de las últimas horas y las inminentes salidas de Meiszner y Torres Otarola.

«Hablaron que Andrés (Meiszner) se iba porque el Gobernador había sostenido a la ministra de Familia y lo único claro que él renunció, se dicen muchas cosas que al final no son ciertas», rechazó.

«Vine a la Provincia con un solo objetivo, que a Mariano Arcioni le vaya bien, y a Chubut le vaya bien y el único confirmado es el Gobernador, los de abajo hoy vamos a estar y mañana ya no vamos a estar. Por supuesto que no hay nadie imprescindible», recalcó.

«Donde al Gobernador le parezca que pueda hacer un buen trabajo, voy a estar, si me tengo que quedar en el mismo lugar, estoy trabajando bien y contento», indicó sobre su eventual designación en un cargo de mayor rango y por ende responsabilidad.

«Habrá recambio en Familia porque la ministra también renunció, aunque como la de Meiszner, el Gobernador todavía no las analizó, Arcioni tiene la última palabra», admitió Molina.

«Acá no hay que hacer un revuelo de todo esto, sino trabajar por la Provincia. Los que ocupamos un cargo no debemos perder de vista quien nos puso en este lugar», planteó.

Sobre sus preferencias en torno a las dos áreas en las que podría ser designado, aseguró que «voy a aceptar el cargo que Arcioni me proponga, pero no vine acá para quedarme con el lugar de ninguno”.

“El nombre que está hoy en los diarios, el de Gustavo Hermida, es ideal para el cargo de ministro de Desarrollo Social, porque lo conozco, se su forma de vivir, es transparente, una persona sana, y Familia necesita eso», postuló Molina.

«Por supuesto que hablé con Andrés, trabajábamos codo a codo, lo vi bien, positivo, tratamos de que no se fuera, pero él tomó una decisión que podemos compartir o no. Pero ya pasó y tenemos que seguir trabajando», reveló.

Sobre la teoría de intervención y el supuesto rol de Meiszner criticó que «fueron teorías mentirosas, no hubo nada de eso, a Meiszner lo puso Arcioni, lo que dice por afuera, los comentarios, habrá siempre”.

“Habrá en su lugar otra persona que hará las cosas mejor, igual o peor, eso lo dirá la gestión. Su decisión no tiene marcha atrás, es una decisión personal y política, y hay que entenderla y aceptarla. Ahora si el Gobernador la acepta o no, es una cuestión del Gobernador», insistió Molina.

«No sé si le habrá pedido la renuncia al Gabinete, no lo sé, aunque creo que no», apuntó.

«Lo que Andrés comenzó hay que seguirlo, pero para que él se juntara con los gremios o los legisladores, hubo una orden del Gobernador, que sigue siendo el mismo y que dará la misma orden a quien ocupe su lugar», recalcó el intendente de Corcovado, que había sido electo por el frente Cambiemos.

«Estamos complicados en todo, aunque todo el mundo habla del no pago de sueldos, tienen razón, pero el Gobierno está haciendo obras en todo el territorio provincial, hay 470 viviendas previstas terminar a fin de año, casi 500 familias que pronto tendrán su propio hogar; también se están haciendo cordones cuneta, redes de agua, cloacas y gas. La Provincia no está parada», fundamentó.

«La reestructuración de la deuda no es un bien para el Gobernador, sino para la gente. Para esos empleados públicos que hoy cobran sueldos atrasados, es imprescindible. Hay que pagar de acá a fin de año 8.900 millones de pesos, son casi dos masas salariales y si logramos refinanciar la deuda irán al bolsillo de los empleados públicos y no de los bonistas», justificó.

«Esto tienen que entender los diputados, no le van a hacer un favor a Arcioni, autorizar la reestructuración es permitir que la plata vaya a parar a la gente», exhortó Molina.

«Estoy convencido que los dos bloques opositores van a votar a favor, lo importante es que se resuelva», garantizó.

«Si el Gobernador acepta la renuncia pondrá a nuevas personas en el cargo y no pasará más nada que eso, no esperen que exploten nada, yo hablé con los ministros y siguen trabajando, no cambió nada», sentenció Molina.