Contacta con Nosotros

Deportes

Germinal lo dio vuelta, volvió a ganar el clásico y habrá final repetida en el Clausura

El Verde repitió este jueves ante su gente en «El Fortín» el triunfo sobre La Ribera, esta vez por 2-1, y logró un resultado global de 4-1 en la serie de semifinales, con el 2-0 de la ida. Como en el pasado torneo Apertura, el campeón vigente definirá el título con el Gaiman Fútbol Club. Defensores empezó ganando con un golazo de Matías Canario, pero el equipo de Dencor lo revirtió sobre el cierre del áspero encuentro con tantos de Kevin Rosas y Nahuel Acevedo. Hubo tres expulsados en el partido y el árbitro iba a informar a otros en el visitante por incidentes con la policía.

Publicado

en

Germinal final del Clausura

Germinal irá por su segundo título consecutivo y el 29° de su historial en la Liga Valle del Chubut, ante el Gaiman Fútbol Club, en lo que será una final calcada al torneo Apertura de julio pasado, cuando el equipo más popular de Rawson se impuso con un global de 10-2.

El equipo de Walter Dencor repitió este jueves el triunfo sobre Defensores, por 2-1, después de haber comenzado en desventaja e incluso cuando el visitante tuvo una clara situación para el 2-0 que le hubiera permitido igualar la serie.

Germinal ya había ganado el encuentro de ida en «El Tehuelche» también por 2-0 y por lo tanto, más allá de algunos minutos de dramatismo, terminó sellando un claro resultado global a su favor por 4-1.

El partido resultó un bodrio por más de una hora. Se jugó lejos de los arcos, con mucha fricción, demasiado nerviosismo, exceso verbal de los dos lados y abundantes insultos desde una platea que por momentos roza lo insoportable.

Sin nada demasiado relevante en los apuntes al cabo del primer tiempo, el segundo tiempo registró en los primeros minutos la expulsión de Cristian Salinas en La Ribera, por el codazo a un jugador rival que el árbitro Nicolás Díaz no dudó en condenar con roja directa.

Pese al hombre de menos, Defensores intentó ir por los costados con los desbordes de Carlos Morán por derecha y el chico Chávez por el lado del banco de suplentes.

El equipo de Aberasturi tuvo mayor tiempo la pelota, pero le costaba horrores llegar al arco de Matías López, lo mismo que a Germinal generar alguna contra.

Hasta que hubo un grosero error en la salida, Matías Canario aprovechó la gentileza y coló el balón con efecto por encima del cuerpo de López para el golazo de La Ribera a los 21 minutos.

Algunos instantes después pasó algo sumamente previsible, la expulsión de Cristian Taborda, que amonestado y todo seguía intercambiando insultos o yendo con la pierna fuerte. Pese a que hasta la tribuna trató de tranquilizarlo, el volante central «atendió» con dureza a un hombre rival y Díaz no dudó en enseñarle la segunda amarilla y la consecuente roja.

Con ventaja en el marcador y paridad numérica, La Ribera tomó el control emocional del partido y fue a buscar el segundo gol y la chance de ir a los penales.

Y en la cabeza de Canario podría haber estado la paridad de serie: centro pasado al segundo palo y el delantero puso la cabeza para cruzar el balón, pero le erró al arco.

Nobleza obliga, fue la única situación de riesgo que generó La Ribera, hasta que Germinal lo agarró mal parado en el fondo y en una contra rápida, Acevedo cedió al medio hacia el recién ingreso Kevin Rosas para que el ex Racing definiera con precisión al palo más lejano de Walter Oro a los 43 minutos: 1-1 y serie liquidada.

La Ribera perdió los estribos y Carlos Morán personificó esa impotencia con un planchazo de judoca por el extremo derecho que el árbitro castigó con roja.

Y Germinal volvió a golpear en el cuarto minuto adicional con otra definición precisa y cerebral de Nahuel Acevedo para el definitivo 2-1.

Enseguida sobrevino el final del encuentro y la repudiable reacción de los jugadores de La Ribera contra la terna arbitral, en la misma proporción que la evidente incapacidad de persuasión de la policía, puntualmente del oficial a cargo, que amagó con arrojarle gas pimienta en la cara los futbolistas y no hizo otra cosa que irritar aún más los ánimos. Producto de esa escaramuza, el árbitro iba a informar a otros dos hombres de Defensores.

Mientras tanto, el carnaval del Verde se había desatado en otro sector de la cancha y en buena parte de Rawson ya se palpita la segunda final consecutiva con Gaiman, incluso con una serie que también tendrá la misma prosecución que en el Apertura, primero en la Villa Deportiva y después en «El Fortín».

Continuar leyendo
Agregar comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *